Enimbos.com
Close

La fortaleza del cloud

Estamos viviendo una situación sin precedentes debido al virus COVID-19. Si bien lo más grave es, sin duda, la terrible pérdida de tantas vidas, el impacto de la pandemia en la economía está siendo (y va a ser) brutal. La alerta sanitaria, el confinamiento y el parón de la actividad han ocasionado la paralización de numerosas empresas y sectores de actividad, la proliferación de ERTE, los recortes de previsiones, así como la incertidumbre en la economía y el miedo ante el futuro que se avecina. La consecuencia directa, para aquellas empresas que no pueden trabajar de forma telemática, es la pérdida de negocio y el recorte de plantilla o, en el peor de los casos, el cierre.

Ante situaciones como la actual queda patente el gran aliado que encontramos en la tecnología. Si muchas empresas pueden seguir manteniendo su actividad, y por tanto sus ingresos, es gracias a la posibilidad de trabajar de forma remota apoyándose en la conexión a internet y el cloud. La necesidad de trabajar desde casa, con acceso seguro a la información, programas y aplicaciones necesarias, pone en evidencia las bondades de la tecnología cloud.

Desde luego, las ventajas del cloud son enormes para enfrentarse a escenarios excepcionales como el que nos está tocando vivir. El cloud permite a las compañías adaptarse a las necesidades del momento, por su flexibilidad y su escalabilidad, pudiendo ofrecer los mismos servicios que prestaban con anterioridad desde sus sedes, pero manteniendo a sus trabajadores a salvo en sus hogares. La elasticidad de las múltiples posibilidades que ofrecen los escenarios cloud, además, favorece la gestión y el control de los gastos, ya que permite tener entornos y recursos apagados cuando la demanda del negocio disminuye sin incurrir en grandes costes de encendido y apagado de recursos. Otra ventaja del cloud es que permite ofrecer una capacidad de reacción elevada ante imprevistos o necesidades puntuales del negocio, como pueden ser, en estos días, el aumento de compras en comercios online o la gestión de oleadas crecientes de consultas de clientes. Además, esta tecnología proporciona acceso a herramientas fáciles de implementar por las empresas y fáciles de usar por parte de los trabajadores. Las soluciones cloud permiten innovar y adaptarse a los cambios con facilidad, incorporando herramientas que se ajustan al nuevo contexto, en poco tiempo y sin incrementar los costes.

El elevado nivel de escalabilidad y adaptabilidad frente a nuevos desafíos que afecten a los negocios, así como la reducción de costes que ofrece, son algunos de los valores que convierten al cloud en una garantía de continuidad para las organizaciones en un escenario tal complicado como el del COVID-19.

Los expertos pronostican que el coronavirus tendrá un impacto cercano al 2,7% en el sector tecnológico. Es lógico que disminuya el gasto en tecnología, ya que la pandemia está provocando una paralización de la actividad económica global como nunca habíamos vivido. El parón afecta también a las inversiones previstas, que se detienen, o incluso se cancelan. Los compradores recortan rápidamente los gastos ante la disminución de ingresos y la incertidumbre. El software, sin embargo, será un segmento que crecerá de manera muy significativa, impulsado principalmente por las inversiones en cloud, considerado clave para implementar medidas de respuesta o para garantizar la continuidad de las operaciones.

Junto al crecimiento en la demanda de servicios de infraestructura en la nube, los expertos apuntan posibles aumentos en el gasto en software especializado, equipos de comunicaciones y servicios de telecomunicaciones para el trabajo y la educación a distancia. Desde distintas plataformas se indica que, cuando concluya la crisis, el teletrabajo en España seguirá creciendo. Y es que, si para algo ha servido esta crisis es para impulsar las capacidades de las organizaciones para el trabajo y la educación en modo remoto, como ha podido comprobarse en millones de hogares en España durante estos días.

Cuando esta terrible situación pase, que pasará tarde o temprano, el sector del cloud saldrá reforzado de la crisis, habiendo demostrado sus ventajas para muchas compañías de muy distintos sectores de actividad y habiendo confirmado su capacidad para ayudar a mantener la operativa de negocio, jugando un papel crucial en la continuidad de las empresas y sus trabajadores y aportando un enorme valor a la economía.

 

Escrito por Javier de la Cuerda, CEO de Enimbos y publicado en la revista Sector Ejecutivo.

Related Posts